Mi esposa es pequeña, rubia, de 45 años y parece de unos 30. Ella y yo llevamos casados seis años y hemos vivido nuestras fantasías durante los últimos tres años. Estamos constantemente haciendo apuestas y Cherie usa su cuerpo como su apuesta. Cuando pierde cinco veces seguidas, gano el premio gordo y jugamos un pequeño juego que llamamos “Noche de putas”. A Cherie le gusta este juego porque yo la “obligo” a hacer cosas que de otro modo no haría. Puede ser una verdadera zorra sin sentirse culpable.

El mes pasado gané a lo grande, y le dije a mi querida que estaría vestida para emocionarse a las 7:30 porque tenía grandes planes para ella. Tengo una fascinación particular por ver a mi pequeña puta mostrar su cuerpo y chupárselo a varios hombres. Tenía un amigo con una bonita casa y varios amigos muy dispuestos a conocer a Cherie. A las 8:20 entramos en su entrada.

Iré a ver a una prostituta

Lee nos encontró en la puerta y nos llevó a Cherie y a mí de vuelta al estudio. Tres hombres a finales de los 40 o principios de los 50 nos esperaban. Lee hizo presentaciones y yo les dije a los hombres que Cherie estaba allí para entretenerlos. Le pedí a Lee que pusiera algo de música y le dije a Cherie que hiciera un striptease para que empezáramos la noche. Cherie tenía tacones altos y un vestido largo que abotonaba el frente.

Después de una canción, se quitó el vestido y bailó con su corsé y sus medias negras de “viuda feliz”. Después de la segunda canción la detuve y le pedí que escogiera un número entre 1 y 20, luego hice que los hombres adivinaran el número. Ella escogió 4, y dos hombres adivinaron 3 y 5. Les dije que el 4 era el número para que ambos pudieran ayudarla a quitarse las bragas.

Lee agarró un lado de sus bragas y Jay agarró el otro, luego ambos se deslizaron las bragas de sus caderas y bajaron por sus piernas. Todos los hombres se inclinaron hacia delante para mirar sus labios afeitados y el pequeño mechón de pelo sobre su clítoris. Hice que Cherie caminara por la habitación y le enseñara su coño a cada hombre. La detuve después del primer hombre y le dije que pusiera un pie en el sofá o silla al lado de cada hombre para que todos pudieran ver bien su coño. También animé a los hombres a que le metieran un dedo en el coño para ver lo caliente que le hacía bailar desnuda.

Cherie nunca logró llegar a toda la habitación. El tercer hombre (Bill) le metió el dedo en el coño y le preguntó cuándo se lo iba a chupar. Cherie dijo “Ahora mismo, cariño”, y se arrodilló ante él. Ella le bajó la cremallera de los pantalones y le sacó la polla, y luego empezó a lamerle el palo y la cabeza. Después de unos cuantos lametazos, Bill dijo: “Me voy a correr”. Cherie lo sacó de su boca y le dijo que se le corriera en las tetas. Unas cuantas veces más ella inclinó su cabeza sobre su eje y luego dejó que su semen salpicara sobre su barbilla y sus tetas. Jay estaba al lado de Bill y en pocos minutos su primera carga de semen roció su pecho.

Jerry se levantó cuando Cherie se acercó delante de él. Se bajó los pantalones y Cherie se sorprendió al ver un pinchazo que medía fácilmente 9 pulgadas de largo. Ella hizo que se sentara de nuevo, y luego lo levantó con las manos y las rodillas para que fuera más fácil tragar su asta. Jerry puso sus manos detrás de su cabeza y le instó a que le chupara la mayor cantidad posible en la boca. Cherie trabajó y trabajó en esa gran polla y finalmente se las arregló para tomar todo en su boca. Se mece de un lado a otro en ese monstruo y el primer chorro de Jerry se le metió por la garganta. Afortunadamente, ella fue capaz de sacar su pene y el resto de su semen salpicó su cara y barbilla.

Lee fue el siguiente y, gracias a su talentosa boca, pronto roció su primera carga sobre su barbilla y sus tetas. Finalmente era mi turno. Dejé que Cherie me chupara la polla en la boca y le diera vueltas con la lengua. Se lo sacó de la boca y se lo acarició unas cuantas veces. “¿Dónde quieres acabar, señor? ¿En mi boca? ¿En mi cara? ¿Qué tal por todas mis tetas? Me gusta el semen caliente en las tetas. Me hace sentir caliente y caliente. Hace que mi coño gotee”. Le dije que me chupara, que le metiera el primer chorro en la garganta y el resto en la cara.

Me acarició unas cuantas veces más y luego me chupó directamente a su boca. En varios golpes me golpeaba la ingle con la nariz y el pene le bajaba por la garganta. Cuando empecé a correr ella tomó el primer chorro en su boca y los siguientes cuatro chorros en su cara y barbilla. Ella frotó mi pene en su cara y finalmente abrió la boca para mostrarme mi semen. Ella sonrió y tragó.

Dejé que mi querida descansara un minuto y saqué un consolador de 10 pulgadas que le dije que sería parte de la siguiente ronda de entretenimiento. Este consolador es el juguete favorito de Cheries, y ella lo había llamado “Johnny”. Johnny le había dado horas de placer. Le dije que pronto tendría a Johnny en su vagina. Lee sacó un edredón grande y lo colocó encima de una mesa.

Hice que Cherie se subiera a la mesa y puse a Johnny en su mano. Cherie lamió a Johnny unas cuantas veces y lo guió a su coño. Traje tres almohadas y levanté la cabeza y el pecho de Cheries para que pudiera ver a Johnny entrando y saliendo de su coño. Cherie comenzó a mover sus caderas y a levantar su trasero de la mesa. En unos pocos minutos, giró las piernas hacia atrás y hacia arriba y comenzó a llegar al clímax. Esto era demasiado para los hombres reunidos alrededor de la mesa,