No se puede negar que soy pervertida y una persona extremadamente sexual, gozo en la cama como solo una mujer lo puede hacer, pero lo creas o no, no siempre fue así.

Unos años antes de conocer a mi novio me divertía, tonteaba con hombres y mujeres y tenía’orgasmos’ pero no eran’alucinantes’.

La gente me decía lo buenos que eran sus orgasmos y cómo podían haber muerto en ese momento y yo estaba de acuerdo, pero en realidad, no tenía idea de lo que realmente estaban hablando.

Probé diferentes técnicas, diferentes posiciones y diferentes personas para poder bajarme como si estuviera viendo películas y escuchando a mis amigos, pero mis “orgasmos” seguían siendo los mismos.

Estaría extremadamente caliente, chupando polla o pu**y con entusiasmo, disfrutando cada segundo, teniendo sexo, pero mi orgasmo no era fuerte o lo que yo esperaba. Nunca.

Mi Primer Orgasmo Real

Me encanta el sexo, siempre lo he hecho, pero sentía que me estaba perdiendo algo y en una época en la que Internet no era tan fácil de conseguir, no podía haber buscado en Google `Cómo tener un orgasmo’.

Hubo unos meses en los que no veía ni me acostaba con nadie y en ese momento, joven y cachondo, decidí que era el momento de descubrirme a mí mismo en el dormitorio, aprender lo que me gustaba y aprender a lograr este mito llamado el orgasmo.

Recuerdo este día como si fuera ayer porque fue muy intenso para mí y el placer que sentí fue como una llave que abrió un nuevo mundo de placer para mí.

Pasé el día calentándome, usando una falda corta, sin ropa interior, sin sostén y aún así abriendo la puerta. Agacharse en el supermercado y mirar a TODOS. No sé por qué esto me excitó tanto en ese momento, pero lo hizo.

Cuando estaba listo me desnudé, tomé toda la información que había aprendido y me puse a trabajar en mí mismo. Dejé volar mi joven imaginación, imaginando a mi vieja maestra de escuela azotándome, imaginándome a mí misma bajándome frente a una habitación de gente e incluso volviendo a la primera vez que una chica me lamió.

Pasé mis manos por mis duros pezones mientras que la otra mano mantuvo el mismo ritmo en mi clítoris. En algún momento, mis dedos se deslizaron dentro de mi pu**y mojado goteando y sabían qué hacer, entrando y saliendo de mi pu**y caliente, mojado, pu**y.

Mi mente estaba yendo y viniendo a cada fantasía caliente que había tenido y sin darme cuenta sentí una acumulación de presión dentro de mi pu**y. Mantuve el mismo ritmo, mantuve mi imaginación en el camino correcto imaginando que todos y cada uno de los asociados de trabajo de mi padre me estaban observando y al poco tiempo llegué.

Llegué tan fuerte que grité en voz alta. Me sentí tan increíblemente bien que sonreí.

Mis sábanas estaban empapadas, mis dedos goteaban y mi cuerpo sentía la mayor sensación de alivio. Finalmente había sentido un orgasmo y había desbloqueado a una bestia.

Tengo este maldito juguete sexual

Pensé que los orgasmos no podían mejorar mucho, ya había conquistado cómo darme un orgasmo, podía guiar a mis parejas en la dirección correcta y me encantaba cada segundo de bajarme.

Sin embargo, todavía había algunos límites, mi clítoris era demasiado sensible para seguir adelante una vez que había llegado. A veces no me podía molestar en sentarme y estimularme y quiero experimentar más poder cuando llegué.

Merodeé por Internet y encontré un juguete sexual que iba a cambiar mi vida, pero aún no lo sabía. El juguete sexual era este: un vibrador de varita de masaje.

Cuando llegó me acosté en mi cama, completamente desnudo, aparte de mis bragas, como había leído que puede ser muy intenso cuando se coloca directamente en el clítoris si no estás acostumbrado a ello.

Era tan fácil de usar con la rueda de desplazamiento y no estoy exagerando aquí, pero tan pronto como la puse en mi clítoris fue como si se hubieran encendido fuegos artificiales dentro de mí.

Las vibraciones que transmitía eran tan intensas y perfectas que todo mi cuerpo se sentía como si estuviera vibrando y disfrutando de las sensaciones de este vibrador de varita.

Sentí que se me acumulaba el orgasmo y en cuestión de segundos estaba llegando al clímax, sentí que mi pu**y estaba goteando, pero no me quité el vibrador, lo mantuve exactamente donde estaba y después de unos 10 segundos las vibraciones me estaban dando una vez más una estimulación increíble.

No pasó mucho tiempo antes de que me volviera a correr, era como algo que había salido de un sueño húmedo. Este orgasmo era más intenso, se sentía mejor. Decidí mantener el vibrador de la varita en la misma posición y ver si podía hacer que sucediera de nuevo y lo hice. Al poco tiempo sentí que mi tercer orgasmo se estaba acumulando y llegué muy duro.

En ese momento, detuve el vibrador porque si no lo hubiera hecho, todavía estaría allí ahora.

Lo mejor es que no hace que tu clítoris sea sensible, así que esa noche pude hacerlo todo de nuevo, me acostumbré a ver porno y a dejar que la película se proyectara tantas veces como quisiera.

Hice todo un artículo sobre este masajeador que recomiendo leer si quieres entrar más en mi primera vez con el vibrador de varita.